Warner defiende la violencia de su Joker 2019

El éxito que ha tenido la película de Joker es increíble. Se trata de una de las películas de Warner Bros. que se destaca por su excelente narrativa y que por primera vez en mucho tiempo retrata una idea muy humanizada sobre lo que es un villano de los comics. Una película que todo fan de Batman debe contemplar, sí o sí.

Sin embargo, la polémica no ha tardado en presentarse. La cinta ha generado un enorme eco sobre los contrastes que tienen sus escenas y los temas que trabaja. El primer gran desafío que está enfrentando la cinta tiene que ver con el nivel de violencia que allí se presente.

Muy a pesar de los fuertes cuestionamientos, Warner Bros ha decidido salir a defender los temas de la obra, insistiendo que precisamente lo que se busca es dar pie a la reflexión y la conversación de circunstancias tan complejas como la que irradian las sociedades actuales.

 

Se revive el tema de la masacre de Aurora, Colorado

Joker es una novela con un coctel pesado de temas, que van desde la enorme complejidad de la mente humana y su relación con la vida de toda persona, hasta los problemas sociales derivados de una sociedad gobernada por las altas esferas del poder.

La empresa cinematográfica insiste en que lo que menos espera es que la cinta desate un fenómeno de violencia y sirva de influencia para la creación de minorías. De hecho, Warner Bros recuerda que esta obra es un contenido de ficción, tal como lo han sido muchas de sus otras producciones.

El problema de fondo es que la cinta vuelve a evocar al delicado asunto que tuvo que asumir Warner Bros, tras el tiroteo en Aurora, Colorado del 2012, donde un joven acabó con la vida de 12 personas. De hecho, cinco familias de parientes fallecidos en aquella masacre, enviaron a Warner Bros un mensaje.

Una cinta que puede alimentar a acciones perversas

En este mensaje se especificaba que aunque se trataba de la historia de un comic, le solicitaban a la empresa unirse a la causa de favorecer la creación de comunidades menos hostiles, donde las armas de fuego no tengan tanta importancia. Esta carta le solicita a Warner que asuma una posición activa frente a la oferta de armas de fuego que existe en los Estados Unidos.

El mensaje de las familias, claramente no busca la censura de la cinta de El Joker, pero sí que se genere un tipo de conciencia más clara para la cinta no dé pie a que nazcan nuevos criminales. La cinta mientras tanto es elogiada aquí y allá, desde distintos lugares del mundo.

En Venecia se halagó muchísimo el modo en que la cinta se adentra en el mundo de las personas que tienen deficiencias para comunicarse con la sociedad y una gran incapacidad para establecer relaciones sentimentales.

Warner Bros debería asumir su responsabilidad ante el contenido

Algunos psiquiatras y psicólogos han percibido que The Joker puede ser un detonante para que este tipo de personas encuentren en la violencia un escape a su situación personal. El gran drama que se presenta la obra se encuentra en el modo esquemático en que un asesino de masas concreta su identidad ante su aislamiento social.

La cuestión delicada siempre recae sobre la posibilidad de surgimiento de casos como tiroteos o agresiones. El medio periodístico Stars and Stripes afirma que el ejército de los Estados Unidos percibió conversaciones donde se planificaban ataques para el estreno de la película.

De acuerdo a Alan Zilberma, quien es crítico de cine y tuvo la oportunidad de observar el filme en Venecia, lo que hay que tener en cuenta es que Warner Bros debe asumir cierta responsabilidad al dar a conocer este contenido. La empresa cinematográfica justifica su producción con el argumento de que es una obra capaz de “generar debate”.

Además se agrega en esta polémica sobre la obra de The Joker,  es que la obra tiene una gran influencia de lo que es el material que suele trabajar el director Martin Scorsese, donde sus personajes establecen crímenes y delitos de una “intensidad” que va en aumento.

El dilema final se encuentra en la idea de lo que peligroso que puede ser un payaso con un arma.