Vender likes y followers estará penado en EEUU

Las redes sociales y el Internet se han convertido en un escenario de alto impacto. Hoy, si tienes suerte, puedes convertirte en famoso de la noche a la mañana. Es el caso del cocinero Nusret, quien a principios del año 2017, se convirtió en todo un éxito por su manera de cortar y salar una carne.

El revuelo generado no solo atrajo una enorme cantidad de usuarios a su cuenta de Instagram, sino que también popularizó el restaurante de este chef. El mismo destino han vivido otras personas, donde un golpe de suerte les ha cambiado la vida por completo.

Así que ese intento por obtener más likes y más followers es precisamente un intento por tener mayor posicionamiento y convertirse en un rey que depende de las gracias de las redes. Hasta ahora, muchos influencers y youtubers adquieren sus votos de manera legal.

Pero… no todos toman esa ruta sensata…

El problema de los likes y followers falsos

El asunto es que no todos optan por ser francos en su carrera por llegar al estrellato. Y por eso mismo se estrellan. Se dedican a crear cuentas falsas con el fin de estimular los likes en plataformas como Instagram y Facebook. El asunto, ha sido percibido por ciertas personas que desarrollan bots y cuentas falsas para luego vender el servicio.

De esa manera, la persona que sueña con popularizarse logra su meta en menos tiempo. Esto es una práctica que de acuerdo a la Fiscal General Letitia James se convierte a partir de ahora será sancionada en Nueva York. Una medida que seguramente será imitada por otras jurisdicciones y países.

Lo que ocurre es que la práctica de obtener likes había llegado a fundar empresas enfocadas en este sector. Empresas que creaban cientos y miles de cuentas falsas para ofrecer el servicio. Las empresas más modestas podían operar en plataformas de servicios digitales como Fiverr.com.

Y de hecho, aún operan en cierta medida, hasta que el mismo gobierno americano intervenga no solo a dicho sitio sino también a otras plataformas más. Se trata de un negocio que sí posiciona al cliente que compra los likes y followers, pero que a la vez contamina las redes de cuentas y usuarios falsos.

Una ley fundamentada en serias investigaciones

De acuerdo a la Fiscal General Letitia James, la creación de esta norma está avalada en una seria investigación donde se comprobó que empresas han llegado a pagar millones de dólares para posicionar sus perfiles y atraer mayor actividad en sus sitios oficiales.

Se sabe de una empresa que tuvo que ser cerrada el año pasado por realizar esta práctica. Y no solo fue el cierre lo peor que afrontó la empresa, sino que a su mismo dueño se le impuso una multa de unos $50.000 dólares, por operar de manera ilegal.

Más allá de lo que supone la creación de cuentas falsas, el problema de fondo de la venta de likes y followers, se encuentra en que se están usando las redes para condicionar la realidad. Las empresas y los negocios maquillan digitalmente los medios para generar una tendencia impuesta.

Y en este momento de la historia digital, Instagram se ha convertido en un referente de la imagen y el estilo de vida de muchas personas. Por eso, la idea es evitar cualquier estrategia ilegal para crear tendencias que no coinciden con los gustos reales de la gente.

Lo que existe detrás de esta prohibición

En el mundo del mercadeo, toda estrategia publicitaria debe tener como fundamento la honestidad. Al cliente no se le puede engañar con publicidad falsa, ni hacerle creer que lo ofertado no coincide con la realidad.

En el año 2015, Fiverr.com presentó un problema similar pero con cuentas de personas que escribían reseñas falsas a productos de Amazon. Los clientes pagaban a usuarios para que posicionaran a un producto en base a las estrellas y comentarios dejados.

Esto es una estrategia igual de ilegal al sumar followers y likes desde cuentas falsas para perfiles de Instagram, Facebook o Twitter. Una práctica que es totalmente distinta a lo que realizaría un influencer, contratado para recomendar un producto y estimular los likes de un negocio determinado.