Un problema de software se sitúa como culpable de los accidentes del BOEING 737MAX

Los aviones modelo Boeing 737 están en el ojo crítico de la aviación internacional. Es que en solo cinco meses han ocurrido dos tragedias aéreas que involucran a este modelo de aeronave. Por ese motivo, varios de estos aviones han sido dejados en tierra mientras se indaga cuál es el problema con ellos.

Se trata de un problema que la empresa debe solventar con celeridad. Muchos pedidos de estos aviones están en curso, hasta el punto que se sabe que se fabrican hasta 52 aeronaves Boeing 737 al mes. No obstante, ninguno de estos aparatos podrá despegar hasta que se descubra la causa de sus fallos.

Muchas especulaciones sobre los motivos de los desperfectos

Los análisis e investigaciones apuntan a que los accidentes en realidad sucedieron por la suma de varios errores. Es decir, varios descuidos en la inspección de la fabricación de los aviones.

La construcción de una aeronave es un proceso que debe ser muy estricto. ¡Es normal que sea así! En un avión viajan gran cantidad de personas, entre pasajeros y tripulantes.
Además, si la aeronave se desploma puede caer sobre centros habitados, multiplicando así las posibilidades de generar fallecimientos.

Por otra parte, en nuestra época los aviones están dotados de equipos electrónicos y computarizados. Muchas de sus funciones son automatizadas por medio de programas de computación.

Vale decirse que un problema de software parece ser el principal causante de una serie de fallos que dieron lugar a las tragedias con los aviones Boeing 737. Sobre este tema, daremos algunas pistas en los párrafos a continuación.

El software 737 Max: principal sospechoso

Este programa se encarga de regular varias funciones durante el vuelo. Se le puede considerar como un cerebro informático que controla el accionar del avión. Por ejemplo, puede acelerar la aeronave para que la velocidad sea adecuada y que los flaps se desactiven de manera segura.

Por otra parte, cuando el avión llega a una altura de mil (1.000) pies; entonces se activa el piloto automático.

Sucede que fue justo a los 1.000 pies de altura cuando los dos, vuelos trágicos protagonizados por el modelo Boeing 737, presentaron problemas. Se estima que hubo un fallo en el software 737 Max, una mala maniobra del piloto automático, quizás un mal movimiento que desequilibró a los aviones.

Fallos de un software, consecuencias aerodinámicas

Hay quienes se animan a especular un poco más. Al parecer, hubo un problema con la inclinación del avión que el software 737 Max quiso corregir. No obstante, esto chocó con las acciones de los pilotos, que al parecer ni siquiera sabían de la capacidad de este sistema para intentar corregir problemas aerodinámicos.

Lo antes dicho conlleva a que también hubo un descuido en el entrenamiento de los pilotos.
Por ende, se retoma la hipótesis de varias causas en los accidentes aquí mencionados. De la misma forma, el modelo Boeing 737 sigue en el ojo de las dudas; sin poder despegar y esperando los resultados de las investigaciones.