Apple se opone a la sentencia de la UE que le exige 13000 millones

Apple lleva un buen tiempo enfrentando una de sus sentencias más polémicas. Se trata de un problema de facturación que tiene frente a la UE y más exactamente con el gobierno de Irlanda. La Comisión Europea viene discutiendo este tema junto a la compañía Cupertino desde hace algunos años.

Lo que ocurre que es que la UE le exige a Apple que realice un pago de impuestos omitidos durante dos décadas a Irlanda. La estrategia de Apple consistió en su momento en aprovechar las leyes fiscales de dicho país que le conceden a las empresas de tecnología solo pagar impuestos de beneficios obtenidos.

De manera que Apple decidió establecer una sede en Irlanda y desde ahí empezar a operar en toda la región de la UE. La cifra que debería pagar Apple corresponde a unos 13.000 millones de euros. Pero Apple insiste en no pagar dicha cifra, ya que se trata de un valor que no tiene “sentido”.

 

La sede de Irlanda se limitó a ofrecer su comercio en Europa

Además, Apple sustenta que esta es una de las sentencias que va en contravía a las políticas de comercio exterior, teniendo en cuenta que esta empresa cuenta con una sede oficial en Irlanda. El hecho de que su sede principal se encuentre en Estados Unidos, no la obliga a pagar impuestos adicionales: eso es lo que opinan los directivos de Apple.

La empresa de la manzana mordida insiste en que todas sus operaciones comerciales con la UE se han venido realizando desde la misma Irlanda. Por lo mismo, no hay exportación ni importación de productos, lo que se derive en impuestos a pagar por la empresa de tecnología.

Los abogados insisten en que esta es una de las sentencias que no tienen lógica alguna frente al mercado internacional, porque los beneficios netos que recibió Apple en los Estados Unidos provienen de otros territorios del mundo. La oferta corporativa de Apple en Irlanda se limitó a la Unión Europea.

¿Qué Apple solo pagó el 0.005% de impuestos en Irlanda?

Pero además de esto, Apple se defiende sustentando que las sentencias no poseen sustento desde el momento en que la Comisión Europea justifica que la empresa de tecnología solo realizó el pago del 0.005% en impuestos derivados de beneficios en Irlanda. La empresa insiste que este comentario solo buscaba generar polémica y colocar las sentencias en la prensa.

Por otra parte, la empresa agrega que en el momento se presenta como el mayor contribuyente a nivel internacional. Se trata de una empresa que está pagando alrededor del 26% de sus beneficios a nivel mundial. De manera que así, Apple quiere demostrar su transparencia ante la UE.

La Comisión Europea por su parte alega que todas estas argumentaciones de los abogados no tienen importancia. Los abogados de esta institución en cierto sentido le da otorgan razón a Apple, pero precisamente justifica que Apple se aprovechó de un “método arbitrario” para “nacionalizar” su comercio en Irlanda.

La batalla generada por estas sentencias se mantiene en pie. Se estima que dentro de los siguientes meses, el tribunal llegue a una conclusión sobre este debate comercial.